A+ A A-

Volver a ser impar

 Ser Impar hace unos años era pertenecer a una casta diferente, sospechosa, culpable no se sabe de que delitos, pero culpable al fin y al cabo. Tal como se miraba con sospecha a un soltero o soltera de cierta edad. "algo debe tener cuando no se ha casado a sus años"... el impar "sobrevenido también recibía una critica, abierta o soterrada e impregnada de lastima, condescendencia y enjuiciamiento.
Sin embargo, hoy en día es una vida natural, rescatada de la marginación porque ya no representa a una minoría desafortunada, si no a un número importante de personas que esencialmente han recuperado su libertad, queriéndolo unas veces, otras veces sin quererlo, y se enfrentan a la tarea hermosa de vivir con la ilusión renovada; personas con la suerte de probar una segunda oportunidad que les permita enmendar errores y encontrar, ya experimentados, una nueva forma de vivir el amor.
No obstante, la vida de un impar "sobrevenido" siempre es una sorpresa. No importa lo que uno haya podido imaginar, planificar, sospechar que será su vida como impar. No lo sabrá realmente hasta que lo viva.
Sin embargo, si es posible aventurar algunas situaciones que tendrá que enfrentar y resolver, y de las cuales dependerá el rumbo que tome sus vida.

Aceptar la situación
La realidad es muy terca, y se obstina en permanecer delante aunque no sea de nuestro agrado. Aceptar la situación es ponerse en la onda adecuada para recatar los recursos que cada uno tiene y manejar la nueva situación.

Enfrentarse al efecto emocional
La vida como impar trae muchos efectos positivos. Esto lo sabe realmente el nuevo impar, incluso el impar renuente que aun reniega de su situación. El sentimiento de libertad es agradable, sugerente y motivador; permite renovar la vida desde cero con buen equipaje, el de la experiencia, que enseña lo que si funcionnó y lo que no.
Cuando las cosas van bien, estos aspectos positivos se resaltan, se agradecen y se disfrutan, pero la realidad cotidiana aporta otro tipo de vivencias que serán un
"hueso de taba" que habrá que aprender a superar.
El sentimiento de soledad y de carencia que pueden asaltar al impar en la inmensidad de algunas noches y al levantarse algunas mañanas; de la impaciencia y a veces la ansiedad, por llenar de planes un fin de semana o unas vacaciones. La tristeza y la añoranza ante el vacío de los hijos; la molesta ante la inconsistencia que de repente adquieren algunos hábitos cotidianos que sin el otro, ya no tienen sentido.

Asumir el espacio que cubría la pareja
No se sabe lo que se tiene, hasta que se pierde. Es tremendamente prosaica la impotencia que puede surgir ante un enchufe, un apagón, una comida quemada o un rollo de papel higiénico terminado.... Pero su efecto sobre la autoestima puede ser demoledor. La nueva vida como impar requerirá, en muchos casos, "capacitarse" en tareas diferentes, introducir nuevos parámetros en la organización del hogar y de forma global, duplicar el tiempo dedicado a este tipo de "faenas".

Reorganizar las relaciones sociales
Es una tarea prioritaria par un impar. En la mayoría de los casos se impone determinar el rumbo que dará a las amistades que ya tenía, sobre todo a aquellos amigos comunes que se han visto comprometidos emocionalmente por la ruptura y cuya compañía esta asociada a una vida que se quiere olvidas. En otros muchos casos, los más, la nueva vida impar requerirá abrirse a nuevas relaciones que puedan aportar nuevas experiencias y nuevas oportunidades.
La peor de las situaciones, siempre subsanables, se da cuando la pareja creyó bastarse a si misma para llenar sus necesidades de relación; entonces la separación supone para el impar un vacío importante y un aprendizaje tardío de todas las relaciones que no cuido, de los amigos que no hizo y de las oportunidades de afecto que escatimo.

Abrir expectativas de futuro
Cuando ya estas adaptado a tu nueva situación es cuando es el mejor momento para optar a dejar de ser impar. Hay quienes prefieren instalarse en esta forma de vivir, por haber equilibrado adecuadamente todas las necesidades de dar y recibir; otros encuentran el camino de salida, con un positivo aprendizaje acerca del valor que tiene conservar la propia libertad en cualquier circunstancia, y respetar la libertad del otro.
En cualquier caso:
Aceptar la situación es la forma más inteligente de enfrentarse a una realidad que no va a desaparecer porque no nos guste.
Cuida tu autoestima, tu cuerpo y tu mente.
Rescata valores dormidos y pon en marcha el motor de tu vida
Recuerda que la libertad tiene un precio, la soledad y esta será positiva si sabes estar contigo mismo.
La soledad es mala consejera si se acompaña de autocompasión, resentimiento, angustia o abandono.
Tienes la clave de elegir como quieres vivir.
Valora y cuida las relaciones humanas que te aportara los vínculos afectivos que precisas.
Todos necesitamos dar y recibir afecto, pero nadie puede dar lo que no tiene.
No renuncies al amor, aprende de tu experiencia confía en la posibilidad de encontrar a quien respete tu individualidad y tu libertad, que te permita preservar parte de tu tiempo, de tu espacio de tu ser. Podrás encontrarlo si respetas lo mismo en ella.
Mientras lo consigues, una vez más disfruta. ¡¡¡Feliz condición de Impar!!!

Carmen Molina Ortiz de Zarate
Psicóloga

Hazte Socio

Hazte Socio
  1. Hágase socio de IMPAR y disfrute de las ventajas!
  2. Nombre(*)
    Please type your full name.
  3. Apellidos
    Invalid Input
  4. Dirección
    Invalid Input
  5. CP
    Invalid Input
  6. Provincia
    Invalid Input
  7. Teléfono
    Invalid Input
  8. E-mail(*)
    Invalid email address.
  9. (*)

      RefrescarInvalid Input
  10. Como quiere que contactemos?
  11. Invalid Input
  12.   
Viejes Shambala S.L © IMPAR 2013 | Todos los Derechos Reservados Aster Comunicaión